Home / Blog / UNA REFLEXIÓN VITAL

UNA REFLEXIÓN VITAL

caballos-especies_orig

Durante ocho años más, hasta los 37 de edad, Juan Ciudad vivió y trabajó de nuevo en Oropesa (Toledo) como pastor y como mozo de caballerizas.

Había visto mundo y le había impactado ver a tantos seres humanos sufriendo en la pobreza y la miseria, muriendo en las calles. Un pensamiento se apoderó de él y le acompañó durante años hasta explotar en Granada. ¿Cómo podían los animales estar mejor cuidados que las personas?

Dice su biógrafo Francisco de Castro (1585):

“Y a él, le daba gran dolor, cuando estando en casa del Conde de Oropesa veía en la caballeriza los caballos gordos y lucios y bien encubertados, y los pobres, flacos y desnudos y mal tratados; y él entre sí decía: Y cómo, Juan, ¿no será mejor que entiendas en curar y apacentar los pobres de Jesucristo, que no bestias del campo? No sabía cómo hacerlo y por eso andaba triste y no tenía sosiego ni reposo”

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Check Also

De vuelta a Oropesa

DE VUELTA A OROPESA

  Durante el asedio a la fortaleza de Fuenterrabía (Hondarribia, 1521-1524), Juan Ciudad vivió una …

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar